Currículum 2.0: ‘No me cuentes lo que eres, demuéstrame lo que haces’



El movimiento se demuestra andando…

En unos momentos, en los que la proyección de los valores personales y profesionales han adquirido una gran trascendencia en nuestro devenir vital, el hecho de saber ‘venderse’ se ha convertido en una asignatura que debemos aprobar, a ser posible, con buena nota.

Para conseguirlo, la red nos abre un campo de proyección amplísimo. Gracias a ella,  tenemos a nuestra entera disposición las herramientas necesarias para implementar y promocionar nuestro currículumRedes sociales profesionales, foros, blogs… forman parte del compendio de soportes con los que podemos contar para ir construyendo nuestro vehículo de promoción profesional.

Ahora bien, no estamos solos. A nivel profesional, la competencia es muy fuerte y la tendencia a ‘inflar e hiperdimensionar’ los valores personales, han devaluado mucho la capacidad para discernir el polvo de la paja. Tanto es así, que ya circula un nuevo tópico que pone de manifiesto esta tesitura: la tan extendida frase, ‘mientes más que un currículum en Linkedin’, es un claro síntoma de la creciente crisis de crédito en los ‘perfiles profesionales’.

De ahí, que la mejor forma de transmitir nuestros valores debe superar esa barrera del simple relato indexado, trasladándose a un espacio mucho más complejo y real. La identidad personal, al igual que la de cualquier marca, debe construirse a través de la promoción de contenidos propios. Sin lugar a dudas, el mejor argumento de venta es aquel que pone en evidencia nuestra cualificación. Un argumento basado en ‘hechos, y no en palabras’, y que se está convirtiendo en el grito de guerra de quienes tienen algo que aportar realmente.

Cada vez más, la red nos sorprende con ejemplos de profesionales, que nos muestran y ‘demuestran’su valía a través de la creación de contenidos ad hoc.

Un magnífico ejemplo de ello es el vídeo que acompaña este post. Se trata de el proceso de creación de un póster -una auténtica obra de arte-, realizado por el diseñador Alexander Koshelkov. A través de untime-lapse, este artista nos enseña todo el proceso de creación de su obra, poniendo en evidencia su cualificación y excelencia profesional.

Más allá de la espectacularidad del resultado final, lo importante es descubrir cómo este vídeo transmite los valores del artista sin necesidad de contarlosdominio de la técnica, capacidad creativa, meticulosidad en el cuidado de los detalles, así como el dominio de técnicas colaterales, tales como la producción audiovisual -la postproducción del vídeo es impecable-.

De esta forma, y casi sin darnos cuenta, la dimensión profesional de Koshelkov queda fijada en nuestro subconsciente. La admiración que llega a despertarnos su trabajo se convierte en su mejor ‘argumento de venta’. Y, por supuesto, la vinculación del vídeo con sus espacios en redes sociales (YouTube,FacebookTwitterdeviantART…), nos invita a seguir indagando alrededor de su obra y su valía profesional.

Está claro que, a día de hoy, si realmente queremos tener un buen currículum, lo mejor nos es contar lo que somos, sino demostrar lo que hacemos.

Anuncios

El Presidente De La Agencia De Publicidad Satchi & Satchi Desvela Las Bases Para Triunfar En El #Marketing Actual – #Satchi&Stachi


Kevin Roberts es un afamado publicista británico que hace tiempo lanzó la novedosa idea de que las marcas no pertenecen a las compañías sino a los consumidores ya que son estos últimos los que finalmente deciden cuando y como compran una determinada marca y también cuando la promocionan en las redes sociales como FacebookTwitter.

robertocerrada31050212a

creativecommons

Kevin Roberts fue el primer publicista que creó en los negocios el concepto de lovemarks para las marcas, de manera que a partir de ese momento las marcas empezaron a intentar conectar con los sentimientos de los consumidores para lograr el consumo de estos. A pesar de haber revolucionado el marketing, Roberts considera que en el momento actual hay un divorcio entre los clientes y las marcas, aunque algunas de ellas – Apple, Nike, Mini Cooper o Real Madrid – todavía suscitan querencias por parte de su público.

Según Roberts el prestigio de las marcas en las ventas depende esencialmente del respeto, la confianza y la calidad, aunque el lovemarks en la publicidad necesita también otros ingredientes como el misterio, la sensualidad o la intimidad entre la marca y el consumidor. De cualquier modo hay muchas marcas que logran la fidelidad de los consumidores por sus hechos y logros, mientras que otras necesitan la concurrencia del lovemarks.

En estos momentos el Presidente de Satchi & Satchi considera que los consumidores están tomando un rol protagonista en el consumo y el marketing, habiendo logrado que las marcas pasen a ser propiedad de los consumidores y no de las empresas que tiene detrás. Lamentablemente, considera Kevin Roberts, hay mucho responsable de marketing que todavía no ha asumido esa realidad.