Por qué la creatividad es más cuestión de práctica que de magia


Uno de los principales roles de los creativos es resolver los problemas que les plantean los clientes. Ya se trate de aumentar las ventas, de incrementar el tráfico o de un construir una comunidad en torno a la marca, los creativos deben estar preparados para proporcionar soluciones a los problemas de los clientes.

Y tales problemas son resueltos, en la mayor parte de las ocasiones, mediante la habilidad de los creativos para combinar las ideas de maneras nuevas y significativas. Al fin y al cabo, la creatividad es eso, la fusión insospechada de ideas.

La creatividad es alentada por nuestra imaginación. Desafortunadamente, cuando llegamos a la edad adulta, lo hacemos con la premisa de sofocar nuestra imaginación en beneficio de la razón.

Quizás por ello, los pocos que saben dar rienda suelta a su creatividad y su imaginación como si fueran niños son contemplados por los demás como“magos”.

¿La buena noticia? Que sólo se trata de un malentendido. Para dejar fluir la creatividad no hace falta ser un niño todo el tiempo. El niño que todos llevamos dentro está ahí y sólo necesitamos reaprender a jugar con él. A diferencia de lo que muchos piensan, la creatividad puede aprenderse. Y, por eso, cuanto más la practiquemos, mejor seremos en ella.

Los percibidos por los demás como “magos” no son en realidad magos. Son gente normal que se ha tomado su tiempo para aprender las reglas de la creatividad, explica Paul Williams en Design Taxi.

Sus “trucos” son simplemente una serie de pasos repetitivos que, después de mucha práctica frente al espejo, son capaces de generar ilusión en los demás.

La creatividad no es “magia”, es práctica que se puede poner en marcha mediante multitud de técnicas y ejercicios. En realidad, la creatividad no es un don, es un músculo que se puede y se debe ejercitar a diario.

Anuncios

¿Outdoors aburridos? Para nada!!


Las nuevas tecnologías tanto digitales como interactivas aplicadas a la publicidad exterior, han obligado a los diseñadores de billboards a ser más creativos en sus propuestas, logrando en ocasiones resultados verdaderamente sorprendentes por su creatividad.
Así pues el anuncio espectacular estático tiene que ser más impactante para lograr la atención del espectador y potencial cliente, tal y como nos lo demuestran los siguientes ejemplos que hemos recopilado de aquí y de allá por la red:

Cuatro puntos para crear banners exitosos


La gran publicidad (aquella que atrae la atención y llama a la acción) exige de un ingrediente esencial: la creatividad. Pero en un medio dominado por los algoritmos, datos y matemáticas, es muy fácil perder de vista el poder que una simple, pero gran idea, puede tener en el potencial de la publicidad para mover emocionalmente a la gente, y en el proceso, influir en su consideración e intención. Los planificadores de medios y sus clientes se preocupan mucho por cosas como el CTR (Clicks Through Ratio o proporción de clicks en español) y otros modelos de atribución que, por ahora, el arte de la gran publicidad (digitalmente hablando) está siendo eclipsado por la ciencia de los medios de comunicación.

Los anuncios en línea presentan a los creativos algunos retos difíciles: el pequeño tamaño de un banner – y el correspondiente presupuesto – para uno. Entonces, ¿Qué puede hacer un creativo para superar esos obstáculos y ganar la batalla en un medio híper racional dominado por segmentos de intención, frecuencias tope y optimización?

Como en cualquier medio publicitario, los grandes resultados en línea deben tener sus raíces en la pasión y la creatividad. Antes de buscar el targeting, la optimización y la medición, una campaña legendaria empieza con la inspiración. Es cierto, es algo pequeño, una chispa en la mente de una persona, iniciada por sus sentidos. Pero sin esa chispa, no habría fuegos artificiales para ninguna marca.

Crear esa chispa, por supuesto, es donde está el verdadero reto. Para eso se necesitan artistas, diseñadores, creativos, redactores. . . todos trabajando juntos en perfecta armonía para producir orgánicamente la codiciada “Gran Idea”.

Uno de los activos más poderosos que los creativos tienen para trabajar en línea es la interactividad, por lo que este debe ser el punto de partida. Como arquitecto de un banner en línea, debe encontrar la manera de seducir a las células del cerebro del espectador y jalar de sus fibras más sensibles. Hágalo como si fuera un juego, introduzca algo de misterio, juegue con lo inesperado, argumente su historia dejando que sea el espectador quien decida el final, bromee, haga preguntas, ofrezca utilidad, pero recuerde enfocarse en el espectador.

Si suena a algo preestablecido, es intencional. Así que si su siguiente proyecto es crear un banner en línea, a continuación la lista de lo que debe tener en mente:

Sepa bien cuál es su audiencia: genero, demografía y cualquier característica extraña en la que sus clientes hayan decidido enfocarse y hable con su lado derecho del cerebro, Usted sabe lo intuitivos que pueden llegar a ser los sentimientos.
No se sienta limitado por el tamaño: en un principio pueden parecer pequeños, pero los banners de hoy tienen el potencial de un sinfín de efectos especiales que serán recompensados con una respuesta increíble, las alabanzas del cliente y la gloria de la industria.
Piense en los millones que verán su trabajo, ¿no es esta es una oportunidad única para proporcionarles una experiencia memorable?
Por encima de todo, diviértase, de lo contrario ¿Cuál es el punto de ser creativo?