El futuro de las compras ya está aquí


 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Cuando hablamos de comprar zapatos, muy poco han hecho el marketing y la tecnología por cambiar esto en los últimos años. Incluso la llegada de internet no ha facilitado para nada el proceso de elegir calzado.

 

Pero esto ahora podría cambiar gracias a una nueva y brillante idea que se basa en una instalación que ya se ha probado en algunas estaciones de tren alemanas permitiendo a los usuarios probarse zapatos virtualmente mientras se desplazan. De esta forma, se crea una versión de uno mismo en realidad aumentada que aparece en las pantallas y en la que podemos ver cómo nos quedan los zapatos. La novedad ha sido impulsada por Microsoft Kinnect.

 

Estas instalaciones de compras virtuales que ya hemos visto anteriormente cuentan con unas imágenes increíblemente bien enfocadas, nítidas y, además, los zapatos siguen nuestros movimientos perfectamente, lo que significa que podremos llegar a sentirnos como si los lleváramos puestos.

 

Después de probarse varios pares, el usuario elige uno de ellos y es entonces cuando aparece un código QR que le permite comprarlos inmediatamente. Y por si le quedara alguna duda de el modelo o el color, también se puede compartir la imagen con los contactos de Facebook.

 

Hasta el momento éste es uno de los mejores simuladores de compras virtuales que hemos visto y, además, la idea de instalarlo en las estaciones de tren, que es un lugar en el que los usuarios tienen tiempo que pasar, es muy buena. ¿Creen que éste es el futuro de las compras?

 

Anuncios

10 Tips para saber cuanto cobrar


 

Para un diseñador, sea novato o tenga ya algún tiempo trabajando dentro de la industria, saber cuánto cobrar por un trabajo siempre será algo que causara dudas. ¿Que es lo que determina si un diseño es caro? ¿Si se está cobrando barato? O como se dice por ahí, ¿según el sapo es la pedrada?

 

 

Como diseñadores gráficos, existe una delgada línea entre venderse y valuarse a sí mismos dentro del mercado.Computer Artsnos comparte una guía para encontrar el precio justo para su trabajo:

 

 

1. ¿Cuánto tiempo le tomara?

 

El tiempo que le llevara realizar el trabajo es el principal factor a tener en cuenta para fijar el precio a un trabajo. No importa que Usted sea un albañil o un dentista, lo que cobre se basa en el precio de sus habilidades en el mercado y el tiempo que le tome realizar un trabajo. Existen numerosas formulas de contabilidad para desarrollar tarifas por hora, incluso se pueden encontrar aplicaciones y sitios web que hacen estos cálculos por Usted.

 

 

2. ¿Cuánto puede pagar el cliente?

 

Piense en lo que el cliente puede pagar. Cada sector del mercado tiene diferentes límites financieros. Esto no significa ser explotador, pero una empresa grande y estable contara con un mayor presupuesto que una pequeña e independiente o que recién empieza. Si estas últimas no pueden pagar sus tarifas promedio entonces redúzcalas pero sin salirse de sus ganancias o que afecten su bolsillo.

 

 

3. ¿Para que será usado el trabajo?

 

Un diseño es un diseño ¿verdad? Error. Su trabajo es una mercancía con un valor basado en su capacidad de generar ingresos para el cliente. Pensar de esta manera pone en relieve la diferencia entre un anuncio local impreso y una campaña internacional de televisión. Esta última tiene un vasto alcance y potencial para generar un capital mucho mayor para su cliente, así que el precio va en consecuencia.

 

 

4. ¿Cuál será su volumen?

 

La misma escala anterior aplica para el volumen. Si Usted es ilustrador, por ejemplo, la concesión por el uso de su arte para 1000 carteles será menos costosa que para 10 000, y lo mismo pasa para los sitios web, aplicaciones y otros productos de diseño digital. ¿Cuántas visitas diarias se pueden lograr? ¿Cuál es el objetivo del punto de venta? Estas son preguntas que debe hacerse y que su cliente, con suerte, debe estar abierto a contestarle. Una vez más, cuanto más grande sea el proyecto, más grande será la tasa.

 

 

5. ¿Cuál es su prioridad?

 

No piense en el tiempo que le llevara un proyecto, o que tan largo o corto sea el plazo de entrega. Hay decenas de factores que afectan a un presupuesto, pero siempre debe ser consciente de su prioridad. Si se trabaja de un trabajo de alta prioridad, entonces debe haber una buena razón económica para ello – nadie quiere precipitarse por trabajo sin una buena razón, y la mayoría de las veces esta es comercial.  Tiempos de entrega cortos o urgentes requieren de más horas de trabajo, así que cobre por ello.

 

 

6. ¿Quién será el propietario de los derechos de autor?

 

La reutilización del arte y derechos de autor son un factor importante. La propiedad intelectual es suya a menos que Usted firme explícitamente lo contrario en un contrato, así que lea cuidadosamente todo lo que firme. Para grandes proyectos lo ideal es tener un abogado que revise los términos de uso y derechos de propiedad. Usted no querrá ser otro John Pasche (quien cobro 50 libras por el logotipo de los labios de los Rolling Stones y 250 libras por los derechos de reutilización).

 

 

7. ¿Qué gastos tendrá?

 

¿Tendrá que comprar fuentes para la realización del proyecto? ¿Utilizara equipo especializado? ¿Qué hay acerca de la contratación de fotógrafos, modelos y maquillistas? Estos son gastos principales que se toman en cuenta en la primera entrevista. Pero también hay gastos de segundo plano como viajes, hospedajes y aun comida que afectan su margen de ganancia. Asegúrese siempre de tener esto en cuenta.

 

 

8. ¿Cual es su reputación?

 

No sea arrogante, pero sea honesto. Si un cliente lo busca, es porque está en demanda, así que, asegúrese de que paguen por ello. Usted puede ser un ilustrador capaz de ofrecer un estilo particular que es crucial para el proyecto de su cliente, o un diseñador digital especializado en cierto campo – estos factores son una prima, un extra, y los clientes estarán dispuestos a pagar un poco mas por su experiencia.

 

 

9. ¿Qué tan competitivo quiere ser?

 

¿Cuáles son las tarifas de su competencia, teniendo en cuenta que ellos también podrían estar cotizando el mismo proyecto? No hay nada malo en preguntar a su cliente y basar su cotización en su respuesta. Pero esto no significa que siempre tenga que subvalorarse. Por ejemplo, si su cliente tiene una cotización de un diseñador novato o con menos reputación, Usted puede legítimamente cotizar un precio más alto, sobre la base de que tiene un portafolio más fuerte que él se ellos.

 

 

10. ¿Qué tanto quiere el trabajo?

 

¿Es un proyecto interesante? ¿No tiene nada más? ¿Esta en las ultimas y necesita dinero? Considere esto antes de cotizar. Si desea el trabajo para su portafolio o porque puede ser un cliente repetitivo, a continuación, sea competitivo. O por otro lado, si no desea el trabajo, entonces cotice alto. Pero cuidado, si se desvía de su formula podría perder terreno, o peor aún, perder más por lo menos.