Espontaneidad y libertad de ideas: las claves para dar un nuevo aire a su negocio


Las ideas son algo asombroso. Cuando tienes una no la quieres soltar, no hay sensación mejor que formar parte de una de ellas, y esa sensación de ser parte de algo más grande que tú mismo te hace sentir feliz y orgulloso.

Pero las ideas también son aquello que hace que las compañías crezcan, y lo mejor es que cualquiera que trabaje en la compañía puede participar en ellas. Al iniciar una pequeña empresa suele destacarse la importancia que tienen las ideas en los trabajos de cada uno de los miembros del equipo, pero a medida que pasa el tiempo, no está de más recordar la alegría y el orgullo que aportan estas nuevas ideas.

Y para recordárnoslo, Allison Arden, ha querido devolver a los lectores al sentimiento infantil que hemos tenido todos cuando pintábamos o hacíamos manualidades de pequeños, ideando todo tipo de cosas nuevas con nuestra imaginación. El resultado es “The Book of Doing: Everyday Activities to Unlock Your Creativity and Joy” (El libro de hacer: actividades diarias para desbloquear su creatividad y su felicidad).

Según Arden todos tenemos la capacidad de crear una idea y es con la ejecución de esas ideas “que llega el verdadero aprendizaje y el verdadero éxito. La oportunidad de inspirar e impulsar a la gente a desarrollar ideas, a veces haciéndoles mirar las cosas de una forma diferente”, explicó la autora en una entrevista con Ad Age. El objetivo es mirar las cosas ya familiares de una nueva forma y en una empresa, cuando un equipo se encuentra frente a un muro, la mejor forma de enfrentarse a él es juntando a todos y haciendo algo, lo que sea, pero de una nueva forma.

En uno de los casos personales que explica en el libro, Allison habla de una calabaza que cambió su vida. “Oí que podías enviar fruta si embalar a través del Servicio Postal de Estados Unidos. No pensé que fuera posible, pero parte de mi nuevo compromiso era intentar cosas nuevas. Me hablaron específicamente de las naranjas, pero pensé que si funcionaba debería funcionar para cualquier fruta, así que decidí intentarlo. Como ya era otoño en Nueva York me decanté por las calabazas”, explicó. Así, Arden escribió la dirección de su propia casa en una bonita y gorda calabaza, le pegó algunos sellos y escribió un mensaje de Halloween. Al día siguiente llegó a su casa: “¡Estaba encantada! Y alucinada. Así que empecé a enviar montones de calabazas por correo”.

Para Allison, “The Book of Doing” fue una forma de desbloquear el sentimiento de “espontaneidad y libertad” que todos tenemos de niños, pero más allá también ha afectado a su vida laboral de forma positiva. En su trabajo, cambió la forma en que se empaquetan los productos, prueban conceptos nuevas y participan con su comunidad de forma que nunca antes habrían imaginado.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s