La creatividad no se fuerza, simplemente surge


La inspiración es voluble. Unas veces corre a raudales por la mente de que quien la necesita y otras es un río seco sin apenas caudal. Aunque muchos se empeñen en hacer todo lo contrario, la clave para abrir la puerta de la creatividad es ser consciente de que es una puerta que no se puede abrir, dejar de intentar forzarla y alejarse durante un tiempo de ella.

La motivación, la productividad y la eficiencia, todas ellas estrechamente vinculadas a la creatividad, fluctúan constantemente y es inútil intentar corregir esas fluctuaciones, asegura Jason Fried, presidente de la compañía de aplicaciones web 37 Signals, en Inc.

La creatividad es algo que no se puede forzar, pero hay que reconocerla a tiempo cuando surge para sacar el máximo partido de ella.

Hacia la creatividad hay que mostrar una actitud similar a la que adoptamos hacia la meteorología. Si llueve o nieva, lo mejor es quedarse en casa. Si, por el contrario, luce el sol en el cielo es el momento de salir y ser creativo.

Las reglas sobre el funcionamiento de la creatividad no son aplicables única y exclusivamente a los grandes directivos, sino también a su plantilla, recalca Fried. Los jefes deben admitir que las personas que están a su cargo son humanas, por lo que es inútil forzar sus niveles de creatividad y productividad.

La constatación de la volubilidad de la creatividad es a menudo fuente de frustración para muchos directivos, que siguen intentado exprimir al máximo las ideas de sus empleados, aun siendo conscientes de que el río de la creatividad está ya seco y es preciso esperar nuevas lluvias que llenen de nuevo su caudal.

Es imposible motivar artificialmente a los empleados durante mucho tiempo, porque luchar contra el ritmo natural de la motivación y la productividad es simplemente contra natura. Lo mejor es permanecer alerta a la espera que surja la chispa de la creatividad en lugar de tratar de forzarla inútilmente, subraya Fried.

Esperar no significa simplemente sentarse y no hacer nada. Hay que aprovechar los momentos de bajo rendimiento productivo para hacer tareas más rutinarias, menos creativas, pero no menos necesarias para culminar un proyecto empresarial, concluye Fried.

Anuncios
de thinkperu

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s