Diseñar en contra de nuestros principios


Interesante articulo el que nos presenta Positive Space Blog donde trata el eterno conflicto de diseñar trabajos con los que no estamos de acuerdo o simplemente no nos gustan. Traducimos libremente y ponemos a su consideración el texto.
La discusión entre si es ético o no que los diseñadores o creativos  hagan trabajos para productos o servicios en los cuales no creen, siempre ha existido. El más reciente escenario es obviamente diseñar para la industria del tabaco. Una típica discusión se basa en el poder del diseño para evocar una percepción que es completamente contraria a las verdaderas propiedades del producto. Pero, veamos un punto de vista diferente. Aquellos que tienen el poder de manejar sus cuentas y decidir que trabajos realizar y cuales no, no tienen mayor problema, sin embargo hay diseñadores que  no tienen esa capacidad.

Todos hemos estado en la posición de tener que hacer un diseño para un producto con el cual no estamos completamente de acuerdo, y por una razón u otra, hemos sentido que nuestros reclamos no influirán en la ética de esa compañía por lo que a final de cuentas terminamos haciendo el trabajo. Afortunadamente con el paso del tiempo podemos salir de esa posición y decidir que trabajos aceptar. Pero hay quienes aun se encuentran en esa situación y para ellos existen varias opciones a elegir:
No hacer nada
Obviamente el diseñador tiene la opción de no preocuparse por nada y hacer el trabajo. Esta es la manera mas fácil de resolver la situación, sin embargo para muchos esto significa “venderse”. No somos nadie para juzgar pero creemos que esta es la opción más apática de todas.
Rechazar el trabajo
Si realmente creemos en nuestros principios, podemos elegir no hacer el trabajo. Esto nos puede crear un conflicto de intereses por lo que debemos pensarlo muy bien antes de querer probarnos algo.
Discutirlo con nuestros socios o colegas
A la larga esta es la mejor opción que podemos tomar, sobre todo si queremos mantener nuestro negocio o trabajo. Discutirlo con nuestros colegas o supervisor es poner a alguien más en el proyecto y no tomar decisiones solo. Esto sin  embargo no debe ser la solución para todos los casos.
En nuestra opinión ninguna de las tres opciones es la mejor. Esto puede crear una situación difícil  y lo mejor es resolver caso por caso. Finalmente si la firma para la que trabajamos valúa a los clientes con los que podemos entrar en conflicto entonces debemos pensarlo mejor.

De cualquier manera creo que el asesoramiento colectivo de diseñadores de todo el mundo puede servirnos mucho para ayudar a aquellos que se encuentren en una situación similar.
Anuncios
de thinkperu

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s